Desórdenes orales potencialmente malignos.

Autor: Soriano González Janett

Fragmento

El odontólogo juega un papel principal en el diagnóstico de los desórdenes orales potencialmente malignos ya que estos pueden conducir a malignidad, es decir a cáncer; por lo que el conocimiento en este campo necesita ser suficiente en los profesionales de la salud bucal. La presente revisión tiene como objetivo actualizar los conocimientos sobre algunos de los DOPM, enfatizando la apariencia clínica y diagnóstico diferencial de estas lesiones.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los desórdenes orales potencialmente malignos (DOPM) son un grupo heterogéneo de condiciones clínicamente bien definidas, que se asocian con un variable riesgo de progresión a carcinoma oral de células escamosas (COCE). Éste es el tipo más común de neoplasia maligna de la cavidad oral.

Ante este panorama es importante reconocer que un paciente diagnosticado con cualquiera de los DOPM, tiene un riesgo incrementado de desarrollar cáncer oral comparado con una persona con una mucosa sana. Este riesgo de malignidad puede variar dependiendo de varios factores, pero se ha estimado que es de 5 a 100 veces mayor que en la población en general. Los desórdenes potencialmente malignos pueden involucrar cualquier sitio de la mucosa bucal, aunque se ha reportado que las lesiones que se presentan en el borde lateral/ vientre de la lengua y en el piso de boca, son las que tienen mayor propensión a progresión maligna. Los principales factores etiológicos asociados a la mayoría de los DOPM son el tabaco (fumado y no fumado) y en menor grado el abuso del alcohol. Sin embargo, en algunos casos de DOPM como la leucoplasia verrucosa proliferativa no hay asociación con el tabaco por lo que la etiopatogénesis permanece desconocida; se han sugerido otros factores etiológicos asociados como la genética, el microbioma oral, la inmunidad y el virus del papiloma humano (VPH).

Palabras clave: Salud OMS desórdenes DOPM VPH.

2024-06-02   |   64 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 4 Núm.1. Enero-Abril 2024 Pags. 27-29 Rev Invest Clin Odontol 2024; 4(1)